domingo, 9 de febrero de 2014

Primeras experiencias de todo erasmus

Primeras experiencias de todo erasmus

Las dudas, la indecisión, el ¿me la pido o no?, la media y los años de clases particulares de inglés, las discusiones con tus padres y amigos, la lista de los pros y los contras y, finalmente, decidirte a hacerlo. He aquí un pequeño resumen de las primeras experiencias de todo erasmus.
 
  • Recibimos la carta de aceptación, y nosotros...


  • Pero nos damos cuenta de que no es tan sencillo... Nos falta mucha documentación, emails, información y un largo etcétera. Nuestras tardes se basan en estar delante del ordenador, correo abierto, tal que así:

  • Pero tú no pierdes la esperanza

  • Y entonces llega el día esperado y todo se vuelve maravilloso

  • ¡Llega el momento! Reservar el avión, compras de última hora, hacer las maletas... Se convierte en una carrera a contrarreloj

  • Para acabar en tu ciudad de destino, que se convierte en tu paraíso particular.




La comida pasará a ser una preocupación mayor de la que esperabas. Una gran mayoría de los españoles aprenden a hacer una tortilla de patatas cuando estudian en el extranjero. Tendrás que pasar por la sección de verduras y no sólo mirar con cara de asco antes de ir a donde está el chocolate, sino... comprar... cocinar... ¡comer!
 
  • Te empiezas a sentir así cada vez que te toca cocinar por ti mismo

  • Y así cuando te das cuenta de que en el país al que vas, la cena es de 6 a 8

  • Tu comida del día a día empieza a ser un poco diferente a cuando vivías con tus padres

  • Todo aquello que se comía con cuchara empieza a parecer cosa del pasado

  •  Y la comida basura estará a la orden del día

  • Aún cuando tu madre te mande recetas de sopitas, pucheros, lentejas...




Dejando el tema de la comida a un lado, las relaciones sociales son otro gran punto crucial en los primeros días de un erasmus inocente. Los nuevos amigos, las fiestas, los compañeros de clase... Y es algo parecido a esto:
 
  • Cuando empiezas a conocer a otros erasmus tu primera reacción será algo así:

  • Y estos te dicen que hablas inglés/el idioma que sea muy bien

  • A los pocos minutos, la aglomeración de gente guiri feliz y borracha hará sospechar que ya empieza la bienvenida erasmus.
  

  • Y te darás cuenta de que, por muy mal de la cabeza que te creías que estabas, el resto de erasmus está peor que tú.

  • Tus amigos serán de toda clase de tipos. Desde aquellos valientes que van al erasmus con novio/a.

  • Hasta aquel/la que lleva por bandera el significado del orgasmus.

  • Y te enfrentas a lo peor cuando alguno de ellos se va a mitad de curso porque su estancia duraba menos tiempo que la tuya.

  • Así y tal que te enteras de que hay una fiesta de bienvenida la primera noche que llegas

  •  Y la segunda...

  • Y la tercera...

  • Y verás que todo es posible cuando descubres que se puede beber en la calle.

  •  Con especial cuidado si tienes a padres/hermanos/tíos en facebook

  • Tu humor mañanero cambiará ligeramente después de esto.

  • Y no será tu mejor cara la que lleves a clase un viernes por la mañana.

  • Pero tu bolsillo no soportará todo eso por mucho tiempo y tendrás que aprender a economizar




No obstante, al contrario de lo que todo el mundo piensa, el erasmus no es sólo ir de fiesta en fiesta; hay una parte que muchos parecen olvidar que es la que corresponde a lo académico, la universidad, aprender cosas nuevas y todo ese rollo. Antes de lo que creías, y probablemente gran parte preparada ya en casa, tendrás chorrocientas carpetas y forros, organizados por letra, por colores, por tema, por ciudad o por lo que te importe.
 
  • Cuando te des cuenta de que no tienes ni pajolera idea de qué hacer con esos papeles, te lo tomarás tal que así:

  • Tu coordinador en la universidad de origen estará muy ocupado con sus nuevas clases para prestarte atención.

  • Y tu coordinador de tu destino no puede hacer nada sin la supervisión de tu universidad de origen.

  • Sin embargo, todo parece tener salida al fin y es hora de acabar el learning agreement e inscribirte en todas las asignaturas
  
 
  • Cuando una de las clases a las que te apuntas se da en el idioma del país al que vas, y el profesor te pregunta si realmente crees que tienes el nivel necesario para poder asistir a la misma, te las das de listo.
 

  • Pero la cruda realidad llega pronto...

  • Cuando el profesor te pregunte en clase, te cuestionas seriamente por qué has acabado en China cuando creías que no habías salido de Europa.

  • No obstante, no pierdes nunca la fe y tras algunas decepciones, consigues entender algo y sobrevivir en la universidad.
 

  • Tus primeras conversaciones en el idioma extranjero cobran sentido por fin.

  • Y ya eres capaz de indicar direcciones sin parecer subnormal.

  • Y entonces, contra todo pronóstico, ¡apruebas!

  • Aunque siempre estará el listillo de turno que habla de la clásica "pasada de mano por erasmus"...




El tiempo, sobre todo si tu destino está por allí por el norte, cambiará muchísimo. Si estás sobre los 0ºC te sentirás afortunado, y los centros comerciales se convertirán en una especie de juegos del hambre en busca de edredones baratos y mantas.
 
  • Esta será tu reacción con la primera nevada.

  • La segunda...
 
  • Tercera... 

  • Y en adelante


  • Y esta tu cara cuando, con ocho capas de ropa, ves a los autóctonos con chanclas y camisetas de manga corta.

  • Y el cambio que notes cuando llegues a casa será bestial.




Otro tema que no podrás evitar es el de los viajes. Si acabas en el centro de Europa, las conexiones te parecerán increíbles y el transporte demasiado barato, así que te apuntarás a todo lo que te echen en la cara.
 
  • Notarás cómo tu dinero va desapareciendo del banco antes de que te des cuenta.

  • Aunque la beca no haya dado señales de existencia a estas alturas de la vida.
 
  • Y tengas que recurrir a la generosidad de tus queridos padres y tus ahorros de toda la vida.
  • Buscarás todas las formas posibles de viajar con la mayor rebaja posible y el menor equipaje.

  • Aunque eso implique un par de sacrificios, noches en aeropuertos y mucho low cost.

  • Pero gracias a ello vivirás experiencias que nunca creíste que llegarían y que no cambiarías por nada.
  •  



Y a rasgos generales, esto es a todo a lo que está sometido un erasmus durante sus primeros meses de estancia. Aunque, para muchos de vosotros, este icono resume toda la lectura:






2 comentarios:

  1. Qué guay Merca. Seguro que tu cuarto huele igual que el del cole.

    ResponderEliminar

Ork a tu vida.